Iván se ejercita en Health Space

La salud no entiende de vacaciones

La cuarta semana de trabajo de #ElRetodeIván viene marcada por el periodo vacacional de Semana Santa, aunque hay que tener claro que la salud no entiende de vacaciones. Desde que Iván comenzó su reto para perder diez kilos de forma saludable en tres meses, cada dos días como mínimo se ha visto con parte del equipo de Health Space para trabajar in situ, lo que le ha ayudado a ir estableciendo pequeñas metas, apoyadas en nuestra presencia y nuestros consejos y ánimos. Ésta semana, sin embargo, sólo ha trabajado junto al equipo en dos sesiones, lunes y miércoles; el resto del trabajo le toca hacerlo solo, le toca hacer los deberes.

Dadas las circunstancias, el objetivo planteado para esta semana estaba claro: Iván debe conseguir dar continuidad a la estabilización de su dieta durante el periodo vacacional de Semana Santa. En el caso de Iván, hablamos de obesidad y, por lo tanto, de salud, y la salud no entiende de vacaciones.

Además, como tercer día de ejercicio físico, se le ha indicado que realice al menos una caminata ligera de una hora como mínimo y no superando en ningún caso una hora y veinte minutos, como medida de precaución. Después nos faltará por evaluar el lunes con Iván el trabajo que ha realizado durante estos días. De momento, se ha ganado absolutamente nuestra confianza, esperamos que esto sea recíproco.

En cuanto al trabajo realizado en sala, esta semana Iván ha trabajado con Javier de Esquíroz La estructura de trabajo sigue progresando sobre la misma base, 60 por ciento de trabajo de acondicionamiento básico de fuerza, 40 por ciento de trabajo con orientación cardiovascular. Tras el calentamiento, de 10 minutos de duración, Iván trabaja por espacio de 5 minutos en la escalera de coordinación, progresando en cuanto a la dificultad de los ejercicios que realiza. Este estímulo neural ha despertado en Iván un afán de superación olvidado para él,  estimulando su motivación.

Durante el resto de la sesión Iván ha ido alternando bloques de trabajo de fuerza básica con bloques de trabajo con orientación cardiovascular moderada, rondando el 70 por ciento de su frecuencia cardiaca máxima. Los últimos 15 minutos de sesión se han destinado a la vuelta a la calma, incidiendo especialmente en el programa de ejercicios para mejorar la flexibilidad de las cadenas musculares que presentan más limitaciones. Sobre esta estructura aun restan unas seis u ochos semanas de progresión.

Como resumen a este primer mes de trabajo, Iván está en un punto de motivación muy elevado, ha vuelto a sentirse capaz y este, sin duda, es el mejor resultado de estas primeras cuatro semanas, por encima incluso de los cinco kilos que ha conseguido adelgazar.

Si conseguimos ayudar a Iván a cambiar su dinámica de malos hábitos, los resultados no serán más que una consecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *