Iván durante una de las sesiones en Health Space

Rutinas y hábitos, claves para adelgazar

En la sexta semana de #ElRetodeIván (“Adelgazar 10 kilos en tres meses de forma saludable”) nuestro cliente tan sólo ha podido asistir a una sesión en el estudio de entrenamiento Health Space. Motivos familiares le han llevado a no poder organizar su agenda de manera eficaz y a dar continuidad a la rutinas y hábitos en el trabajo que venía realizando. ¿Afecta esta irregularidad al objetivo final de Iván? ¿Con una semana de este tipo se da un paso atrás en el proceso?. Trataremos de analizar con mayor profundidad algo tan simple y habitual en un programa de entrenamiento.

Parece obvio que cuando se es constante, la consecución de objetivos se convierte en mucho más viable, sobre todo cuando se es constante en prácticas adecuadas o hábitos saludables; de lo contrario, lo que estaríamos haciendo es ahondando en el error. Sin embargo, la irregularidad del cliente es bastante habitual en programas como el que estamos desarrollando con #ElRetodeIván (-10 kg), tenemos que aceptarla como parte del programa y como tal, debemos tener la capacidad de abordarla y trabajarla como una pieza más del programa de trabajo.

Dudas

¿Afectará la irregularidad de Iván esta semana al resultado de su objetivo principal, la pérdida de peso?. Lo sensato sería afirmar que si ha seguido desarrollando su dieta de manera adecuada a las pautas establecidas por nuestra nutricionista en Health Space Norte 35 Laura Serrano, una semana de este tipo no debería suponer un freno ni siquiera un retroceso en el principal objetivo que nos ocupa. De ahí la importancia que siempre hemos destacado de la dieta, por encima del programa de ejercicio, cuando el objetivo es el control de peso.

¿Se verán mermadas las capacidades físicas que Iván ha conseguido afianzar a lo largo de las primeras cinco semanas por haber realizado tan solo una sesión esta semana?. Una semana no representa un periodo suficiente como para que haya un retroceso significativo en las capacidades que Iván ha conseguido adaptar durante el primer mes de trabajo. Sí será muy importante retomar la actividad el próximo lunes con bastante precaución, analizando adecuadamente cómo se encuentra Iván. No parecería sensato retomar el programa de ejercicio físico donde lo dejamos, asumiríamos un riesgo innecesario.

Durante la próxima semana le acompañaremos para recuperar las sensaciones que había atesorado hasta la semana anterior a sus ausencias. Y para ello plantearemos una breve regresión en cuanto a la intensidad y el volumen de los ejercicios que nos sirva de nuevo como plataforma o lanzadera para devolverle con seguridad al nivel alcanzado. La prioridad es garantizar la reincorporación del cliente al programa con absoluta seguridad para su integridad física.

¿De haber respetado el programa de ejercicio físico los resultados de esta semana serían mejores?. Sin lugar a dudas. También hemos incidido en que si bien la dieta abarca el espacio más importante en lo que al control de peso se refiere, la estrategia ideal es una dieta apropiada combinada con un programa de ejercicio físico adecuado. Si además, a esta combinación le añadimos la variable psicológica, la estrategia sería perfecta.

En los protocolos desarrollados por Health Space para abordar la obesidad en sus distintos tipos, la figura del psicólogo se torna imprescindible. Sin abordar esta perspectiva, conseguir afianzar en el cliente los hábitos de vida que necesita para mejorar su salud sería directamente imposible.

Rutinas y hábitos

En este aspecto y al hilo de lo sucedido esta semana, entramos a valorar la variable “rutina”.

El establecimiento de rutinas objetivas y realizables por el cliente, es fundamental para conseguir adquirir hábitos. Desde la psicología deportiva esta estrategia es muy utilizada para abordar problemas de concentración de deportistas de élite (como las ya famosas “manías” de Rafa Nadal con sus calzoncillos, las botellas de agua, etc). Trasladándolo al ámbito de la salud y del cliente que desarrolla un programa de ejercicio físico, debemos ayudarle a establecer rutinas viables a lo largo de su día a día, dónde las horas de entrenamiento formen parte de un plan preestablecido e ineludible.

Esto no es nada sencillo y no se consigue de un día para otro o con una simple charla, forma parte de un proceso en el que el profesional debe acompañar al cliente.

Comments 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *