Iván en el estudio de entrenamiento de Health Space en San Juan de Dios

Primer paso: cambiar los hábitos nutricionales de Iván

Esta primera semana de #ElretodeIván, como es de rigor, ha estado centrada en realizar las correspondientes valoraciones y análisis a Iván para determinar su estado de forma actual y establecer un punto de partida sobre el que programar el trabajo que nos permita acompañar al cliente en la lucha por sus objetivos, que no son otros que adelgazar diez kilos en tres meses, pero eso sí, de forma saludable.

Parece evidente que el objetivo más importante que se contempla en #ElRetodeIván es la reducción de peso, obviamente. Este reto fue el que llevó a Iván a participar en nuestro concurso a través de facebook, sin embargo, resulta curioso como él mismo ha hecho énfasis especial en la primera entrevista de evaluación en la necesidad de reducir los dolores de espalda con los que se acuesta y levanta cada día desde hace tiempo.

Iván es un joven de 26 años que en su trabajo diario necesita realizar labores de carga con bastante frecuencia. Estos habituales dolores de espalda incapacitantes limitan mucho su actividad diaria y su calidad de vida. Con esta información básica, tomaremos como primer objetivo ayudar a Iván a reducir esas dolencias que tanto le limitan.

El protagonismo principal durante esta primera semana lo ha tenido nuestra compañera Laura Serrano, nuestra nutricionista. Con ella Iván ha mantenido dos entrevistas de más de una hora de duración. Una primera dedicada a la evaluación correspondiente de sus parámetros y de sus hábitos nutricionales, y una segunda entrevista en la que ya Laura ha comenzado a trabajar con Iván en su plan Nutricional personalizado. Como nos gusta resaltar en estos casos, consideramos que para la consecución del objetivo de reducción de peso, un 70 por ciento de importancia se lo llevan los “hábitos nutricionales”, generando el adecuado balance energético para que se produzca la pérdida estimada, y el 30 por ciento restante de importancia recaería sobre la variable “ejercicio físico”. Aunque sin duda, la combinación ideal es aquella que coordina el ejercicio físico adecuado con la alimentación adecuada. Esta combinación es éxito seguro.

En cuanto al trabajo de sala, las tres sesiones que hemos realizado han estado orientadas a asentar en Iván las capacidades básicas que le permitan afrontar poco a poco mayores cargas de trabajo sin riesgo de lesión y produciendo las adaptaciones adecuadas. Un 60 por ciento de las sesiones de trabajo se ha centrado en el acondicionamiento básico, con mucho trabajo de zona media, triple flexo-extensión de tren inferior y ejercicios de tracción y empuje, predominando el volumen de ejercicios de tracción frente a los de empuje. El 40 por ciento restante ha estado centrado en trabajo con orientación cardiovascular a intensidades moderadas y bajas.

Sobre esta estructura de trabajo iremos evolucionando las próximas 8-12 semanas. Las adaptaciones y respuestas que vayamos evaluando en Iván serán las que nos van a ir marcando los tiempos.

En resumen: Iván tiene ganas de recorrer el camino, a nosotros nos apasiona acompañarle. Comenzamos un nuevo viaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *