La fuerza muscular es reconocida como un componente fundamental para el rendimiento deportivo y para la mejora de la calidad de vida de las personas. La fuerza se ha convertido en un aspecto esencial,para cualquier programa de entrenamiento dirigido tanto para la mejora del rendimiento como para el desarrollo de una condición física más saludable.

El principal motivo por el cual, por ejemplo, las mujeres son más reticentes a realizar entrenamiento de fuerza, es porque creen que van a ganar un excesivo volumen o peso; una creencia social bastante extendida pero que con el tiempo se irá disipando, ya que informando adecuadamente desde el conocimiento resulta fácil desmentir el mito.

Una de las principales hormonas que regulan la hipertrofia muscular (crecimiento del tejido muscular) es la testosterona. Esta es la hormona responsable del aumento de la masa muscular, entre otro gran número de funciones, y se encuentra tanto en hombres como en mujeres, produciéndose en cantidades mayores en los hombres, lo que implica que la hipertrofia muscular entre ambos sexos no pueda ser comparable.

  • Hombres: 280 – 1100 ng/dl (nanogramos por decilitro de sangre).
  • Mujeres: 15 – 70 ng/dl (nanogramos por decilitro de sangre).

http://carefirst.staywellsolutionsonline.com/spanish/testsprocedures/167,testosterone_total_ES

Entrenar la fuerza mejora la función muscular, y esto derivará por ejemplo, en un aumento de la tasa metabólica basal (cantidad de energía que el cuerpo utiliza durante el reposo). Este incremento tendrá consecuencias positivas para el objetivo de perder de peso y prevenir enfermedades. Además, este aumento de masa muscular también provocará una disminución del porcentaje de grasa corporal a medio-largo plazo si la alimentación es la correcta.

https://www.redalyc.org/pdf/4420/442047416008.pdf

Otro aspecto que hay que destacar es la mejora de diversas patologías como: la osteoporosis, que es común sobre todo en mujeres de edad avanzada. He de decir que el entrenamiento de fuerza será esencial para disminuir el riesgo de fracturas por caída como en frenar el avance de la “desmineralización” ósea.

Además de todo lo nombrado, entrenar fuerza tiene múltiples beneficios en el aspecto psicológico. Varios estudios nos demuestran que, con un programa adecuado de entrenamiento, se puede reducir la sensación de estrés o ansiedad, añadiendo también una mejora de la autoestima.

Por lo tanto, entrenar fuerza será una muy buena idea, sea cual sea tu edad, sexo o estilo de vida. Tu salud se verá mejorada de una forma exponencial. Pero ello debe realizarse bajo la supervisión de un profesional cualificado, para que planifique y adapte las cargas en función de las necesidades de cada uno.

                                                                                                          Ariadna Díaz (Coordinadora Health Space, Colegiada Nº  60.385)

leave a comment

Te esperamos

Calle Subida al Mayorazgo, 27
38110 Santa Cruz de Tenerife