Dada la circunstancia actual en la que nos encontramos los amantes del ciclismo (y algunos otros deportistas que cuentan con él) nos hemos visto en la necesidad de “desempolvar” esa herramienta a la que recurrimos cuando no disponemos de tiempo o las circunstancias climatológicas no nos permiten salir a la calle, el rodillo.

En condiciones normales, ni nos planteamos utilizarlo: nos aburre, hace mucho ruido, molesta en casa,… Pero, la realidad es que, durante este parón, las ventas se han multiplicado en gran medida.

https://www.triatlonweb.es/noticias/se-han-vendido-mas-rodillos-en-mes-en-cuatro-anos_26950_102.html

Tras un periodo de inactividad física, hay adaptaciones fisiológicas que se pierden con mayor rapidez que otras. Por ejemplo, tras un periodo de sólo 2 días de parón total de la actividad física se ha visto que se comienza a perder plasma sanguíneo, cuya función es transportar y repartir nutrientes y oxígeno a nuestro cuerpo.

Además, los beneficios sobre el incremento de los depósitos de glucógeno que habías conseguido, comienzan a revertir su capacidad de almacenamiento a los niveles basales.

A partir de la segunda semana de inactividad completa, comienzan a apreciarse pérdidas en la cantidad de flujo sanguíneo que circula por nuestro cerebro y que nos permite mantener la concentración en entrenamientos de alta intensidad o diversas situaciones de competición.

Todas estas pérdidas, repito, se ven motivadas por un periodo de inactividad física completa. Si te mantienes activo en casa y realizas ciertos estímulos de calidad, no sólo evitarás en gran medida este proceso; sino que, además, ayudarás a tu sistema inmunológico a mantenerse en óptimas condiciones.

Sin embargo, para entrenar en casa, no todo vale. A continuación, te resumiré varios conceptos clave que deberás tener en cuenta a la hora de ponerte en marcha:

  1. Limita la intensidad a 1-2 sesiones de calidad por semana y trata de separarlas en el tiempo, al menos unas 48h.
  2. Si utilizas plataformas virtuales (Zwift, Bkool,…) para hacer carreras con amigos u otros usuarios, procura no realizar sesiones muy largas y/o extenuantes.
  3. Vigila tu hidratación. Es totalmente necesario que te hidrates tanto antes, como durante y después de cada sesión. Hasta 1h30’ de ejercicio, parecería que no es necesario incluir el consumo de sales minerales. Pero, si decides entrenar a diario, es más que recomendable utilizarlas, sobretodo en aquellas sesiones más exigentes.
  4. Aprovecha para trabajar otros aspectos fundamentales para tu deporte y tu calidad de vida, como la fuerza. Si quieres saber más sobre esta última parte, te recomiendo otro artículo de nuestro blog: https://healthspacept.com/entrenar-fuerza-y-mejorar-la-calidad-de-vida/
  5. Si utilizas los watios para entrenar, debes saber que, con respecto a la medición en el exterior, existe una pequeña diferencia en tus zonas de entrenamiento indoor. Por lo que, te recomiendo realizar un pequeño test para ajustarlas al periodo de confinamiento y tu estado de forma actual.
  6. La carga de trabajo debería estar bien ajustada siempre, pero aún cobra más importancia en estos momentos en los que debemos mantener en perfectas condiciones nuestro estado de forma y nuestro estado de salud (el primero no se consigue sin antes blindar el segundo).

Si tienes alguna duda sobre cualquier aspecto mencionado en el artículo, estaré encantado de poder ayudarte a resolverla.

Recuerda, entrenas para tu salud y a través de ella, consigues resultados.

Óscar Fumero (Coordinador del servicio de planificación deportiva para deportes de resistencia de Health Space. Colegiado Nº 63.968).

Dejar un comentario

Te esperamos

Calle Subida al Mayorazgo, 27
38110 Santa Cruz de Tenerife